Alcance de la reclamación extrajudicial

Jul 07 2016

Alcance de la reclamación extrajudicial

El párrafo 3º del artículo 7.1 impone al perjudicado “con carácter previo a la interposición de la demanda” la obligación decomunicar el siniestro al asegurador pidiendo la indemnización que corresponda».

Esta reclamación extrajudicial contendrá:

– la identificación y los datos relevantes de quien o quienes reclamen;

– una declaración sobre las circunstancias del hecho (a tal efecto, el artículo analizado también prevé que perjudicados o aseguradoras puedan solicitar los atestados o informes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad encargadas de la vigilancia del tráfico, salvo en el caso en que las diligencias se hayan entregado a la autoridad judicial competente para conocer los hechos, en cuyo caso deberán solicitar dicha información a ésta);

– así como cuanta información médica, asistencial o pericial o de cualquier otro tipo tengan en su poder que permita la cuantificación del daño.

De esta forma, la Ley 35/2015 resuelve la controversia existente sobre la obligatoriedad o no de la reclamación previa, e introduce el contenido mínimo de la misma.

La primera cuestión que plantea la reforma es en relación con el alcance de la expresión “pidiendo la indemnización que corresponda”, es decir, si la reclamación previa debe cuantificar de forma concreta y determinada la indemnización solicitada, o basta que ésta sea estimativa o genérica.

 

Aun cuando se trata de una cuestión discutible, entendemos que existen argumentos que permiten sostener que la obligación del perjudicado de presentar una reclamación al asegurador no implica que éste deba concretar en ese momento la indemnización interesada. Así, por un lado, la propia literalidad del precepto requiriendo que el perjudicado pida “la indemnización que corresponda” puede interpretarse como una expresión meramente genérica, en el sentido de solicitar la satisfacción de su derecho sin necesidad de cuantificar en ese momento los daños. Y, por otro, la exigencia de presentar “cuanta información médica asistencial o pericial o de cualquier otro tipo” tenga el perjudicado “en su poder que permita la cuantificación del daño”, lo que interpretamos entendiendo que ha de facilitarse a la aseguradora su obligación de cuantificar el daño y liquidar la indemnización.

 

0 Comments
Share Post
No hay comentarios

Publica un comentario

WhatsApp chat