Indemnización de ocupante lesionado en accidente siendo conocedor de que el conductor del vehículo en el que viajaba carecía de permiso de conducir

May 25 2016

Indemnización de ocupante lesionado en accidente siendo conocedor de que el conductor del vehículo en el que viajaba carecía de permiso de conducir

¿Qué ocurre cuando en un accidente, el ocupante lesionado declara en el juzgado que tenía conocimiento de que el conductor del vehículo en el que viajaba no tenía  carné de conducir vehículos? ¿Pierde el derecho a ser indemnizado por sus lesiones?

En principio, no debe quedar afectado y perder derecho a su indemnización, ya que el hecho causante del daño dimana del irregular conducir del conductor, sin que el hecho de ir en el vehículo sea, como tal, irregular e influyente en la causación directa de daños, sin que la aseguradora pueda oponer esa circunstancia al perjudicado.

En la Sentencia de Audiencia Provincial de Navarra de 27 de octubre de 2003 se recoge un caso similar en el que se señala que:

“…sin que dicha Compañía pueda eludir su responsabilidad aduciendo que el conductor conducía sin autorización del propietario del vehículo y sin el pertinente permiso de conducir y que la ocupante que resultó lesionada era conocedora de estas dos circunstancias, pues, precisamente, el artículo 5.4 de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro (al igual que el vigente art. 6 del RDLeg 8/2004, de 29 octubre)en la circulación de vehículos a motor claramente establece que:

«El asegurador no podrá oponer frente al perjudicado ninguna otra exclusión, pactada o no, de la cobertura distinta de las recogidas en el artículo anterior. En particular, no podrá hacerlo respecto de aquellas cláusulas contractuales que excluyan de la cobertura la utilización o conducción del vehículo designado en la póliza por quienes carezcan de permiso de conducir, incumplan las obligaciones legales de orden técnico relativas al estado de seguridad del vehículo o, fuera de los supuestos de robo, utilicen ilegítimamente vehículos de motor ajenos o no estén autorizados expresa o tácitamente por su propietario.  Tampoco podrá oponer aquellas cláusulas contractuales que excluyan de la cobertura del seguro al ocupante sobre la base de que éste supiera o debiera haber sabido que el conductor del vehículo se encontraba bajo los efectos del alcohol o de otra sustancia tóxica en el momento del accidente.»

Asimismo, procede desestimar el recurso en cuanto a la pretensión de la aseguradora, formulada con carácter subsidiario, de que se reduzca el importe de la indemnización en mayor porcentaje que el apreciado en la sentencia apelada por razón del conocimiento de la víctima de la situación de riesgo en que viajaba, pues, al margen de la suerte que haya de correr el recurso de apelación interpuesto por la víctima, dirigido a impugnar la concurrencia de culpas apreciada en la sentencia de primera instancia, lo cierto es que la aseguradora recurrente no llega a concretar siquiera en qué porcentaje debería verse reducida la indemnización por los daños y perjuicios causados a aquélla. La perjudicada recurre también la sentencia dictada por el Juez de Instrucción impugnando, en primer lugar, la concurrencia de culpas apreciada pues entiende que no se dio en su actuar ninguna culpa que pudiera ser apreciada en concurrencia con la de su marido; cuestión en la que, al margen de la mayor o menor pericia que pudiera tener el conductor, debemos dar la razón a la recurrente pues el hecho de que viajara como ocupante en el vehículo conducido por su marido sin permiso de conducir y sin autorización de su propietario no puede estimarse, en ningún caso, por sí solo, como una actuación que hubiese tenido interferencia alguna en el nexo causal existente entre la conducción imprudente y el resultado lesivo producido,  siendo, por lo demás, la mejor prueba de ello el contenido del artículo 5.4 anteriormente citado, en cuanto impide a la Compañía aseguradora hacer valer tales circunstancias en contra del perjudicado, lo que ilustra bien a las claras que, en tales casos, no es dable apreciar culpa concurrente de la víctima.” 

Es decir, que el hecho de conocer esta circunstancia no interviene en el nexo causal de la culpa, la acción y el resultado; el perjudicado no pierde el derecho a ser resarcido por ello.

Aunque algún sector doctrinal alega que en estos casos podría haber una reducción de la indemnización como concurrencia de culpas por el hecho de subir a un vehículo a sabiendas de que el conductor podría no saber conducir al no disponer de título habilitante para ello, hemos visto que la sentencia antes citada revoca esa apreciación y admite el derecho del ocupante a ser indemnizado en las lesiones que hubiera tenido.

0 Comments
Share Post
No hay comentarios

Publica un comentario

WhatsApp chat