Indemnización en el fraude Volkswagen

Oct 28 2016

Indemnización en el fraude Volkswagen

Primera sentencia que reconoce indemnización al adquirente de un vehículo Volkswagen tras el fraude de las emisiones.

Un Juzgado ha fallado por primera vez a favor del propietario de un vehículo marca Volkswagen afectado por el conocido «fraude de las emisiones», una práctica engañosa que utiliza un «software» destinado a manipular los niveles de emisión de partículas NOX para burlar los los controles de homologación.

Se trata de la sentencia 291/2016 de 25 de octubre, del juzgado de Primera Instancia nº 12 de Valladolid, que considera que la omisión de esta información es un engaño que conculca el principio de buena fe contractual y provoca la pérdida de confianza en el consumidor, que son » bienes jurídicos de difícil cuantificación, dada su naturaleza intangible», y que finalmente el juzgador mide en relación al precio de adquisición, condenando al fabricante y al concesionario solidariamente a pagar al propietario 5.006,5 euros, un diez por ciento de esa cantidad.

Así mismo reprocha duramente la actitud del fabricante, que ha puesto en peligro la salud pública y provocado un grave impacto ecológico, pese a la imagen corporativa ofrecida por la marca en materia de protección del medio ambiente.

En esta ocasión el demandante aportaba un informe pericial que indicaba y valoraba las consecuencias de la solución aportada por el fabricante, en relación con la posible pérdida de potencia y aumento de consumo del vehículo.

Esta sentencia puede arrojar luz respecto a la línea argumental que pueda acogerse en nuevas resoluciones que resuelvan las demandas interpuestas por los perjudicados por el fraude de las emisiones.

En la primera demanda se denegó la indemnización

En una sentencia anterior a la reciente sentencia del Juzgado de Valladolid, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n°. 1 de Torrelavega, Sentencia 94/2016 de 19 de mayo de 2016, desestimó la demanda de otro propietario contra Volkswagen.

El demandante en este caso solicitaba la nulidad del contrato por vicios en el consentimiento, argumentando que el engaño sufrido lo invalidaba.

Según expone el juez en esta sentencia no es posible estimar la petición al no quedar probado que las supuestas bajas emisiones contaminantes fueran el motivo principal de la compra, añadiendo que “no todos los errores que los contratantes pueden padecer comportan el mismo tratamiento jurídico” y que, en este caso, el vehículo adquirido es «apto para la circulación, es decir, apto para el fin para el que se adquiere un vehículo”.

En cuanto a la posible indemnización a favor del propietario, este juzgado ya apuntaba en su sentencia que era necesario un informe pericial que especificara los daños y perjuicios sufridos o los que se puedan derivar tras la modificación del software para cumplir con las normas de homologación (vida útil del motor, en el consumo del combustible o en el rendimiento entre otros) para que la acción hubiera prosperado.

0 Comments
Share Post
No hay comentarios

Publica un comentario