Responsabilidad patrimonial de la administración en accidente de circulación. Defectuosa señalización de la vía que absorbe cualquier posible culpa del conductor.

Sep 13 2016

Responsabilidad patrimonial de la administración en accidente de circulación. Defectuosa señalización de la vía que absorbe cualquier posible culpa del conductor.

La Audiencia Nacional, en su Sentencia de fecha 27 de Mayo de 2016, estima el recurso contencioso-administrativo formulado por una entidad aseguradora contra la resolución que desestimó la reclamación de responsabilidad patrimonial, que planteó en su día interesando el reintegro de las sumas que debió pagar a los perjudicados por un accidente de circulación ocurrido como consecuencia de la deficiente señalización horizontal de la carretera donde ocurrió el siniestro.

Se pronuncia en primer lugar la Sala sobre la eventual extemporaneidad de la reclamación de la aseguradora, por cuanto se efectuó transcurrido con creces el  año desde que se pagó a los perjudicados y, en este punto, entiende que, existiendo una decisión de la jurisdicción civil, fijando el importe de las indemnizaciones, la fecha inicial para el cómputo del plazo de un año es el de la notificación de la resolución en que se fija el indicado importe, por lo que en modo alguno se puede considerara prescrita la acción ejercitada.

Sentada la inexistencia de prescripción de la acción, y en cuanto a la producción del siniestro, la Sala concluye que, a la vista de las pruebas practicadas, la producción del accidente obedece en forma sustancial, a la inadecuada señalización horizontal.

Así, se indica que cierto es que el accidente, en hipótesis, podría no haberse evitado o minimizado si la reacción del conductor hubiera sido distinta, pero entiende la Sala que la relevancia de la defectuosa señalización horizontal en la producción del accidente, es de tal entidad que no cabe apreciar culpa o responsabilidad alguna en el citado conductor.

Efectivamente, la Sala entiende que la señalización horizontal provocaba confusión en el trazado real de la vía, en las cercanías y sobre el cambio de rasante, de tal forma que dicha señalización «anómala» es la causante principal y exclusiva del accidente, hasta el punto de absorber en su caso la mínima o escasa entidad que podría tener una posible conducta distinta por parte del conductor.

La referida señalización defectuosa es decisiva, por sí misma, como causa principal y eficiente del accidente, convirtiéndose en causa única a efectos de la responsabilidad que se insta. En el presente caso, el conjunto de los elementos de juicio de que se dispone, compele a la Sala a declarar la exclusiva responsabilidad de la administración.

0 Comments
Share Post
No hay comentarios

Publica un comentario

WhatsApp chat